CAPLA N° 186 - page 32

Abril/Mayo 2013
capla
informa
186
El 8 de marzo fue el día de la mujer y por eso recordamos a la primera médica recibida
de la Universidad de Buenos Aires, una de las protagonistas del Salón de Mujeres
Argentinas de la Casa Rosada, inaugurado en marzo de 2009. Visionaria y luchadora,
una adelantada para sus días.
“Res non verba”
(hechos no palabras)
Cecilia Grierson nació en Buenos Aires
el 22 de noviembre de 1859, pero pasó
su niñez en los campos de la provincia de
Entre Ríos donde sus padres, John Parish
Robertson Grierson, descendiente de los
primeros colonos escoceses que llegaron
al país y Jane Duffy, de origen irlandés,
explotaban un campo.
Antes de los 4 años aprendió a escribir y
leer (tanto en español como en inglés), y
dada la muy buena situación económica
de la familia, Cecilia fue enviada a
Buenos Aires para estudiar. Sin embargo,
al poco tiempo su padre enfermo y tuvo
que regresar a Entre Ríos a ayudar a la
familia. Fue a los 12 años que comenzó
a desarrollar lo que sería su primera
vocación: la docencia, desempeñándose
como maestra rural junto a su madre. Su
dedicación al trabajo era tan destacable
que el gobierno decidió pagarle un suel-
do, el cual era entregado directamente a
la madre por ser Cecilia menor de edad.
Fue sobresaliente las alumnas de la
Escuela Normal de Maestras en Buenos
Aires, donde fundó en plena adolescen-
cia la biblioteca El Estímulo Argentino.
En 1878, Domingo Faustino Sarmiento,
por entonces director general de
Escuelas, le ofreció dar clases en una
escuela de varones, pero sus 18 años
fueron un impedimento y le asignaron
una mixta en una parroquia de San
Cristóbal.
Hasta ese momento su vida parecía dedi-
cada al magisterio pero la muerte por
causa de una enfermedad incurable de su
amiga y compañera Amelia Köenig le
impactó tan intensamente que a los 23
años solicitó una matrícula en la Facultad
de Medicina e hizo su propia defensa
escrita para obtener un permiso especial
por ser mujer. Antes de ella, otra mujer,
Elida Passo (1867-1893), había ingresado
a la Facultad de Medicina para seguir la
carrera de farmacia, convirtiéndose en la
primera graduada en esa rama en 1885,
ingresando después a medicina, pero
cuando cursaba el quinto año enfermó
gravemente y murió sin diplomarse.
Después de aprobar Lengua Latina y
hacer engorrosos trámites, logró entrar a
laFacultaddeMedicinade laUniversidad
Nacional de Buenos Aires, pero no pudo
rendir exámenes hasta que cumplió los
cuatro niveles de latín que le faltaban.
Cecilia estudió en un ambiente hostil,
cargado de prejuicios y resentimiento en
una facultad donde solo había hombres.
Sin embargo fue una alumna destacada,
y mientras cursaba las materias de grado
obtuvo el cargo de ayudante de histolo-
gía ad honorem de la Facultad y, en
1885, el de practicante de la Atención
Pública (Asistencia Pública) en distintos
hospitales.
En 1889 se recibió de médica cirujana, la
primera en la Argentina con la tesis:
Histero-ovariotomías en Hospital
Rivadavia 1883-89 (defendida ante el
doctor González Catán). En 1892 fundó
la Sociedad Argentina de Primeros
Auxilios. En 1897 publicó ‘Masaje
Práctico’, un libro precursor de la técnica
kinesiológica, a beneficio de la
Asociación de Enfermeras y Masajistas,
que ella misma constituyó.
Instaló su consultorio particular en el
centro de Capital Federal, pero atendía
en obras de caridad; fue secretaria del
Patronato de la Infancia, inspectora de
asilo nocturno, examinadora de parteras,
miembro activo de la Cruz Roja (fue la
que logró instaurar sirenas en las ambu-
lancias, ya que sólo la poseían los
Bomberos), inspectora de madres des-
amparadas, vocal y examinadora de la
Comisión de Sordomudos.
En 1899 viajó a Europa para desempe-
ñar en Londres la vicepresidencia del
Congreso Internacional de Mujeres, y
adquirió el compromiso de formar en
nuestro país el Consejo Nacional de
Mujeres. Aprovechó también ese viaje
para traer informes sobre tratamientos
para ciegos. A su vuelta propuso cam-
bios en las currículas de las escuelas pro-
fesionales argentinas, y siguiendo su
hábito de escribir como prolongación de
la docencia, publicó los frutos de esa
etapa en el libro EducaciónTécnica de la
Mujer. En 1901 fundó la Asociación
Obstétrica Nacional (y la revista de obs-
tetricia).
Diez años después, presidió el Congreso
perfil: cecilia grierson
30
1...,22,23,24,25,26,27,28,29,30,31 33,34,35,36,37,38,39,40,41,42,...76
Powered by FlippingBook